¿PROBLEMAS EN LOS RIÑONES?

Riñones – conflicto de abandono.

Nueva Medicina Germanica Articulos Ryke Geerd Hamer NMG GNM

Hace siete años, regalamos dos cachorros machos que provenían de nuestra camada de boxers. Uno de ellos, que se llamaba Rainer, lo dimos a un niño de nueve años en nuestro barrio en España. Desde el comienzo, Pablo y Rainer fueron muy amigos y, naturalmente, a Rainer se le permitía dormir a los pies de la cama de Pablo.

Durante los últimos dos años, Pablo fue a Inglaterra por tres semanas cada año. Rainer tuvo que quedarse en la casa y sufrió como solo un boxer puede hacerlo. La primera vez desarrolló alopecia (pérdida de pelo) del lado izquierdo de su frente (él es zurdo) exactamente en el mismo lugar donde solía tocar a Pablo cuando se despedía. La segunda vez, sufrió una parálisis motriz de su pata posterior izquierda, porque no podía ir con él.

Este año, cuando Pablo fue a Inglaterra por seis semanas, el asunto fue aún más serio, porque Rainer se había lastimado seriamente sus dos ojos cuando se zambulló en un seto espinoso. Una semana después que Pablo se fue, sus padres también quisieron tomar una semana de vacaciones. Rainer, que quedó a cargo nuestro para cuidarlo, estaba apenas reconocible. Estaba desorientado (indicando una constelación de túbulos colectores del riñón en el tronco encefálico), casi no orinaba (oliguria), estaba aturdido y solamente caminaba con dificultad. Estaba ciego del ojo izquierdo y lo tenía severamente hinchado; el derecho estaba “solamente” gravemente hinchado. Además de esto, había retenido 5 kilogramos de agua como resultado de sentirse terriblemente solo. Era un cuadro terrible.

Nuestros amigos estaban totalmente desesperados. Yo los calmé y les dije que teníamos que entender la condición de Rainer desde un punto de vista biológico, y lo que es más, que yo tenía un “remedio secreto” llamado la Madre Ratona de Rainer (“Ratona”, porque como cachorro de Boxer joven, ella parecía una ratona blanca y gorda).

Tan pronto como Rainer fue reunido con su madre Ratona, su padre Rolf y su hermano Rocky, y a pesar que no se habían visto por casi cuatro años, la condición de Rainer comenzó a normalizarse instantáneamente. Liberó grandes cantidades de orina. Afectuosamente, la madre Ratona continuaba cuidándolo.

Una semana después, nuestros amigos vinieron a buscar a su perro boxer. Pero a la mañana siguiente nos llamaron otra vez, desesperados: Rainer no podía orinar para nada, se rehusaba a comer, no defecaba, estaba completamente desorientado y se tambaleaba, golpeando la cabeza contra todo. Ambos ojos estaban cerrados de tan hinchados.

Según la medicina convencional, el diagnóstico sería: insuficiencia renal aguda ó uremia. Un perro en ésta condición es usualmente sacrificado. Un paciente estaría conectado a una máquina de diálisis, lo que, sin lugar a dudas, refuerza el conflicto existencial. Le sugerí a nuestros amigos que llevaran a Rainer de vuelta al cuidado de su madre de inmediato. Y, voilà, luego de estar con su madre Ratona por tan solo una hora, pudo eliminar ½ litro de orina. Luego orinó siete litros más y estaba, aparte de sus ojos o mejor dicho a pesar de sus ojos, casi completamente normal.

Rainer se quedó con su madre hasta que Pablo volvió y entonces, solo para estar seguros, la madre Ratona se quedó con Rainer en la casa de los padres de Pablo para ayudarlo a salir adelante.

En medicina convencional es inconcebible que, simplemente por su presencia, una madre pueda curar una “insuficiencia renal”. Por el contrario, llevar al paciente a un hospital con todas esas “máquinas tenebrosas” y a menudo en una atmósfera desalmada solo incrementa el conflicto existencial y de abandono. En la German New Medicine, una de las reglas más importantes es mantener al paciente libre de miedo y pánico y darle una sensación de seguridad y protección, porque sin un conflicto existencial las complicaciones de la fase de curación pueden ser evitadas.

Ya sea que encontremos estos procesos biológicos útiles o no, desde el punto de vista de nuestra civilización moderna, lo que importa es que los Programas Biológicos Especiales de la Naturaleza, incluyendo al “Síndrome de los túbulos colectores del riñón”, han pasado la prueba por millones de años. La noción que estos programas especiales necesitan “cambiar” (ver “desprogramación) falla en comprender la naturaleza de la creación. Por el contrario, para prevenir las llamadas “enfermedades propias del estilo de vida” lo que debemos hacer es re-aprender a vivir de acuerdo a nuestra biología innata.

Riñones: conflicto existencial.

Nueva Medicina Germanica Articulos Ryke Geerd Hamer NMG GNM

En los pasados dos días, estaba ocurriendo un maravilloso “Caso de terapia de GNM”. El mismo concierne al Sr. G., a quien se le diagnosticó con “cáncer maligno en la boca”. Le querían cortar la mitad de la cara a pesar de que él ya estaba avanzado en la fase de curación. Ahora está bien de nuevo, porque no siguió esta loca manía de terapia, o quizás debiéramos decir locura de pseudo-terapia.

¿Es realmente posible que uno pueda curarse completamente sin una operación, sin medicamentos, y aún sin drogas de alta potencia, más aún si, de acuerdo a la medicina convencional, se le dijese a una persona que no tiene oportunidad alguna de sobrevivir? Como Uds. verán ¡es posible! Sin embargo, ayer recibí un llamado de Mr. G. terriblemente agitado y tuvimos este diálogo:

– Doctor, estoy terminado. Desde ayer apenas puedo orinar. En los últimos días, ha sido menos y menos. Aún mi señora, una enfermera de emergencias, está muy preocupada. Tengo terribles dolores de cabeza; siento que mi cabeza está a punto de explotar.
¿Qué fue exactamente lo que ocurrió inmediatamente antes que Ud. comenzara a eliminar menos orina?
– Hasta hace una semana atrás, todo estaba normal. Entonces, de repente, comencé a orinar cada vez menos. Un doctor me sugirió que bebiera mucho para limpiar mis riñones. Desde entonces, la presión y el dolor en mi cabeza se han vuelto cada vez peor.
– ¿Y qué tipo de conflicto existencial ocurrió una semana atrás?
– El abogado de uno de mis primeros clientes amenazó con demandarme ante el juzgado. ¿Ud. realmente piensa que esta puede ser la causa?
– ¿Y cuál es el monto del reclamo?
– 16,000 Euros.
– Y por supuesto, ¿Ud. no tiene tanto?
– No, mi abogado me aseguró que tengo una buena oportunidad de ganar, pero uno nunca sabe…
– Sr. G., tramemos un plan. ¿Hay alguien en su familia que tenga ese dinero en efectivo?
– Sí, mi abuela.
– ¿Ud. quiere decir que su abuela puede transferir 8,000 euros a su cuenta hoy?
– ¿Por qué exactamente 8,000 Euros? Creo que ella podría posiblemente transferirlos.
– Entonces, la mitad es 8,000, eso lo reduce a algo más realista y más manejable. Aparte, Ud. siempre puede regresar el dinero a su abuela cuando no pierda el caso. Pero esto debe ocurrir ya.
– ¿Está seguro que después de eso yo podré orinar nuevamente y no tendré que someterme a diálisis, etc.?
– Si, estoy absolutamente seguro.
– Entonces, se lo voy a pedir gentilmente. ¿Y Ud. no duda que yo pueda orinar otra vez?
– Estoy absolutamente seguro.

Hoy llamó alrededor de las 3:00 pm y dijo:

– Doctor, luego de mi solicitud, mi abuela transfirió inmediatamente los 8,000 Euros. El dinero ya está en mi cuenta. Me acaban de notificar. ¿Qué sigue ahora?
– ¡Felicitaciones! De ahora en adelante no tendrá más problema para orinar.
– ¿Y qué tengo que hacer para que eso pase?
– Siéntese en un sillón y deje de preocuparse por nada.

Tres horas más tarde me llamó y exclamó exaltado:

– Doctor, en las últimas 3 ½ horas he eliminado 1 ½ litros de orina, ¡y voy de nuevo! Por la medianoche de hoy voy a haber eliminado más de 2 litros.
– Si, eso es como debe ser. Ahora podemos olvidarnos de la diálisis.
– Doctor, dígame, ¿cómo supo eso?
– Bueno, yo hice un poco de cálculo y formulé una pequeña terapia que incluía su psiquismo, nada más.
– Doctor, la German New Medicine ha salvado mi vida y he visto durante todos estos meses cuán exacta es y he llegado a admirarla. Pero desde hoy en adelante amo a la GNM. He perdido todo el miedo completamente. La lección de hoy ha sido absolutamente convincente.
– ¡Y todavía hay gente ahí afuera que afirma que la GNM no tiene terapia! ¿Puede pensar Ud. una mejor terapia?
– Ud. está tan en lo cierto, no hay nada mejor. Pero dígame doctor, ¿aparte de Ud., quién sabe esta maravillosa terapia de GNM?
– Espero que pronto todos mis médicos la sepan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s